Inicio / Noticia
Planificación financiera /
Los cuatro gastos que (si no planificas) pueden poner en peligro tus ahorros para la jubilación
13:45 | 26/11/2019
  • Aquellos gastos que olvidamos contemplar o ignoramos a la hora de diseñar un presupuesto para nuestra jubilación pueden suponer un serio coste e incluso sabotear el tipo de jubilación que habíamos planeado
  • Las personas que han gozado de buena salud no suelen destinar parte de su ahorro a los cuidados de la salud, algo que el 70% de los jubilados necesitará en algún momento de la última etapa de su vida
  • Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., una persona de 65 años o más gasta de media 2.300 dólares al año en reparaciones o en el mantenimiento de su casa
Por Futuro a Fondo

Una buena planificación para la jubilación debe incluir todos los posibles gastos en los que uno puede incurrir durante la vejez. Sin embargo, son tantos que puede resultar abrumador y es común olvidarse de alguno, sobre todo aquellos que son menos visibles o que consideramos que son menos probables.

Pero el peligro está en que todos los gastos que se olviden o subestimen al planificacar la jubilación pueden salir muy caros una vez jubilados. “Incluso para aquellos que diseñan un plan de manera exhaustiva, es imposible calcular con exactitud el dinero que necesitarán para afrontar esos años”, explica Clayton Alexander, asesor de inversiones y fundador del Teton Wealth Group. “Los gastos de la jubilación que no contemplamos pueden suponer un serio coste e incluso sabotear el tipo de jubilación que tenías planeado”, puntualiza. En este sentido, el experto ha reunido algunos de los gastos que más ignoramos y que, sin embargo, pueden ser decisivos:

1. Gastos de salud propios

Este puede ser uno de los mayores gastos durante la última etapa de nuestra vida y la mayoría de la gente no se prepara de forma adecuada para afrontarlos porque consideran que han disfrutado de buena salud durante su vida y esperan seguir así. Sin embargo, según calcula el departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, el 70% de los jubilados necesitan cuidados especiales en algún momento este período y esto podría conllevar tratamientos privados o semiprivados. 

“Es muy fácil olvidarte de este aspecto cuando has gozado de buena salud durante toda tu vida, pero es una posibilidad que para muchos se convierte en una realidad durante sus últimos años", advierte Alexander. Según este experto, una forma de prepararte es guardando una parte de tus ahorros para la jubilación en una cuenta destinada específicamente a salud o, si se prefiere, contratando un seguro de salud antes de llegar a la edad de jubilación para obtener mejores condiciones.

2. Gastos de cuidado de familiares

En teoría, la jubilación debería ser una época para relajarse y disfrutar del tiempo libre, pero uno de cada tres jubilados afirma que pasan su tiempo cuidando a familiares, algo que puede poner en jaque sus ahorros. Es por ello que Alexander recomienda que antes de retirarnos pensemos si podremos ayudar a nuestros familiares y cuánto dinero supondría.

3. Gastos de mantenimiento y reparación del hogar

Estos gastos no se contemplan cuando estás diseñando un presupuesto para la jubilación, pero son inevitables y podrían hacer un gran agujero en nuestros ahorros.. De hecho, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., una persona de 65 años o más, gasta de media 2.300 dólares al año en reparaciones o en el mantenimiento de su casa. “Construir un fondo de emergencia en esencial”, añade Alexander. “Lo más prudente sería destinar 2.000 o 3.000 dólares al año en el presupuesto de la jubilación para esta clase de costes”.

4. Gastos de transporte

El gasto en transporte representa el 16% de los gastos de los adultos de más de 65 años, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. “Es uno de los gastos menos contemplados, pero el coste realmente puede afectar bastante a nuestro presupuesto general”, asegura el experto. “No solo engloba el hecho de comprarse un coche, incluye también el gasto en gasolina, reparaciones, manutención, seguros y el gasto en transporte público. Incluso si un jubilado ya no usa el coche, los asesores aconsejan tener en cuenta este tipo de gastos”, añade Alexander.

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.