Inicio / Noticia
Bert Flossbach (Flossbach von Storch) /
El colchón de las pensiones se consume, los tipos a cero y la inflación son los culpables
Por Bert Flossbach

Lo que aplica a las pensiones equitativas a nivel intergeneracional también es importante para los inversores que anteriormente dependían de inversiones seguras de interés fijo y ahora se han dado cuenta de que su colchón financiero se está consumiendo de dos maneras.

Los tipos de interés cero se convirtieron en tipos de interés negativos y la inflación, que durante mucho tiempo se pensó que estaba muerta, ahora está asomando de nuevo la cabeza. Eso significa que ya pasaron los tiempos en que los inversores agnósticos podrían al menos acercarse a mantener el valor real de sus activos con cuentas con tipos de interés cero o depósitos de ahorro.

Aquellos que ponen su dinero en bonos gubernamentales seguros también pagan el precio. Antes se podía calcular la cantidad de dinero que había que guardar para poder vivir con ingresos seguros por intereses, pero este cálculo no tiene sentido hoy por la falta de interés. Sin embargo, dado que conducen a ciertas pérdidas, se puede calcular cuánto y con qué rapidez una inversión en activos nominales pierde poder adquisitivo.

A pesar de esto, en lugar de aceptar la realidad, muchos inversores esperan volver a los buenos viejos tiempos. Quizás el aumento de la inflación los despierte de su letargo. Los bonos corporativos solían ser un santuario para los inversores ya habituados a los bonos gubernamentales. La mayoría de las veces, proporcionaron rendimientos significativamente más altos que los bonos del gobierno. Sin embargo, esto ha cambiado debido al entorno de tipos de interés bajos que nos acompaña desde hace años.

La rentabilidad de los bonos en euros con ratings sólidos (investment grade) ha caído hasta el 0,29%. Después de deducir la inflación, queda una pérdida significativa. Los rendimientos son más altos en la zona del dólar, pero también incluyen el riesgo de divisas, cuya cobertura cuesta alrededor de un 0,8% anual. Los bonos de buena calidad con un vencimiento a 10 años siguen proporcionando alrededor de un 2%, lo que supone un 1,2% después de la cobertura de divisas.

Para obtener mayores rendimientos, hay que elegir vencimientos muy largos, emisores de baja calidad, o ambos. Los bonos en euros de baja calidad, con el correspondiente mayor riesgo de impago, sólo ofrecen un rendimiento medio del 2,7%, más bajo que nunca. Hay que examinar con mucho cuidado a cada uno de los emisores para obtener rendimientos adecuados al riesgo.

Estos bonos tampoco ofrecen ya una protección adecuada contra la inflación. Esta característica se atribuye generalmente a la renta variable, y se basa en la idea de que las empresas pueden aumentar más sus precios, ingresos y beneficios cuando se produce una subida del nivel general de precios. Esto supone, sin embargo, que las empresas tienen el poder de fijar precios que trasladen el aumento del coste de sus entradas a los compradores de sus productos y servicios.

No sabremos si el aumento de la inflación es solo temporal o indica el comienzo de una nueva era de inflación hasta que desaparezcan las distorsiones causadas por la pandemia. Por otro lado, está bastante claro que los bancos centrales están preparados para continuar con su política monetaria ultra laxa incluso si aumenta la inflación. El margen discrecional necesario para hacerlo se está ampliando cada vez más, tanto con respecto a la tasa de inflación relevante (inflación general o subyacente) como al período utilizado para realizar las evaluaciones. Los bancos centrales sienten que los riesgos asociados con un endurecimiento de la política monetaria son tan grandes que preferirían correr el riesgo de mantener su política monetaria ultra laxa durante demasiado tiempo.

Aunque las grandes subidas de precios de los años anteriores han encarecido las acciones, siguen siendo la única clase de activos líquidos que proporciona tanto protección a largo plazo contra la inflación como crecimiento real de los activos en este entorno de bajos tipos de interés. El dinero a la vista y los bonos gubernamentales seguros ya no pueden proporcionar ninguna de las dos cosas.

La inevitable volatilidad asociada a las inversiones en acciones es irrelevante para los inversores a largo plazo. Para los inversores jóvenes, en particular, la mejor manera de afrontar el próximo punto de inflexión de las pensiones es realizar pagos regulares a una cartera de renta variable que crezca a través de las ganancias de los precios y los dividendos. Los inversores que llevan muchos años invirtiendo y que ahora tienen una gran cartera ya no tienen que preocuparse por esto. Sin embargo, el hecho de saber que poseen una cartera de acciones resistentes a la crisis y de alto crecimiento puede ayudarles a mantener la calma, incluso en mares agitados.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.