Inicio / Noticia
Estrategias ante las subidas de tipos /
Buscando rentabilidad en la renta fija corporativa emergente
08:45 | 02/02/2017
  • El retorno de la inflación y con ella la normalización de la política monetaria en EE.UU. ofrecen un escenario idóneo para reducir la duración de las carteras
  • “Las vulnerabilidades de los principales mercados emergentes se han reducido y las valoraciones son atractivas”
  • Para el inversor conservador, apostar por renta fija de corta duración es una oportunidad para obtener rentabilidad limitando el riesgo
  • Brasil es “un ejemplo de economía en recuperación a precios razonables”
Por Ana Llorens

Dicen los expertos que la gran diferencia entre 2016 y 2017 es la llegada de la inflación tras varios ejercicios en los que los bancos centrales han estimulado las economías a golpe de billetera. ¡Por fin ha llegado! dicen Draghi y Yellen, mientras los gestores de renta fija se arremangan para limitar el riesgo que supone para sus carteras. ¿Dónde buscar a partir de ahora oportunidades en esta clase de activo?

Al inversor conservador, reacio a dejarse seducir por la renta variable (el activo que parece tener más sentido en estos momentos) todavía le quedan estrategias que le permitan obtener rentabilidad sin tener que dejar de dormir tranquilo, es decir, con una volatilidad asumible.

“Todo el mundo está convencido del crecimiento económico, de los beneficios empresariales menos Trump que está descontento y sus propuestas fiscales contradicen este sentimiento general”, explica David Rolley, vicepresidente de Loomis Sayles, durante un encuentro con periodistas en Madrid.

El crecimiento económico mundial está en su momento más fuerte de los últimos cinco años y en 2017 se situará por encima del 3%. Además. El endeudamiento en relación al PIB muestra signos de estabilización, excepto en China.

En su opinión, la reforma fiscal que planea Trump puede cambiar las reglas del juego y ser un gran desafío para los mercados. En este contexto la deuda corporativa estadounidense “es todavía atractiva, pero asusta. Sigue siendo atractivas, pero empiezan a serlo menos”. La mayor preocupación es, precisamente, una guerra comercial entre EE.UU. y China.

El retorno de la inflación y con ella la normalización de la política monetaria en EE.UU. ofrecen un escenario idóneo para reducir la duración de las carteras. Y es ahí donde Loomis Sayles muestra una fuerte convicción ya que, “cuando observas la deuda corporativa donde vemos oportunidades es en las duraciones cortas”

Su fondo Loomis Sayles Short Term Emerging Markets Bond, que ha obtenido una rentabilidad del 4,74% en el último año, invierte en renta fija corporativa de países emergentes porque, como explica Elisabeth Colleran, vicepresidenta de la firma, “las vulnerabilidades de los principales mercados emergentes se han reducido y las valoraciones son atractivas”. Colleran destaca el caso de Brasil, “un ejemplo de economía en recuperación a precios razonables”, o Argentina, con su reciente apertura a los mercados.

Con una cobertura sobre 60 países y 180 emisores de crédito corporativo, otros mercados en los que invierten son Rusia y Sudáfrica. A pesar de ello, cree que es mejor conocer “la historia individual de la compañía” al margen del país en el que se encuentra. De donde, de momento, se mantienen al margen es de China y de México ya que, “hay muchos factores para ser cautos”, confirma Colleran. En este sentido, Rolley desmonta la gran amenaza de Trump respecto su país vecino. “No se puede poner un muro entre la economía mexicana y la estadounidense. No habría ganadores y perdedores, sólo perdedores”.

En cuanto a la duración, el fondo sólo invierte en bonos de vencimiento inferior a seis años, con una duración media de 2,4 años. Su horizonte recomendado de inversión es de 3 años y su perfil conservador lo aporta el hecho de invertir deuda en dólares y limitar su exposición al high yield.

 

 

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.