Paula Mercado (VDOS) /
Economía circular, ¿qué es y qué beneficios ofrece?
16:00 | 06/09/2021
  • La economía circular es un modelo de producción y consumo, que implica compartir, arrendar, reutilizar, reparar, reacondicionar y reciclar los materiales y productos existentes el mayor tiempo posible
  • La producción de materiales que utilizamos diariamente supone el 45% de las emisiones de CO2
  • Avanzar hacia una economía más circular podría aportar beneficios como la reducción de la presión sobre el medio ambiente, una mayor seguridad en el suministro de materias primas, el aumento de la competitividad, estimular la innovación e impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo
Por Paula Mercado

La Unión Europea produce más de 2.500 millones de toneladas de residuos cada año. Para tratar de paliar los efectos que este elevado volumen de residuos tiene en el medio ambiente, está trabajando para actualizar su legislación sobre gestión de residuos, con el objetivo de promover un cambio hacia un modelo económico más sostenible conocido como economía circular. 

En marzo de 2020, la Comisión Europea presentó, en el marco del European Green Deal y en línea con una nueva propuesta de estrategia industrial, el nuevo plan de acción de economía circular que incluye propuestas sobre un diseño de productos más sostenible, reduciendo el volumen de desperdicios que otorgaría mayores derechos a los consumidores (derecho a la reparación, por ejemplo). Se presta especial atención a sectores intensivos en recursos, como la electrónica, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), los plásticos, los textiles y la construcción.

En febrero de 2021, el Parlamento Europeo adoptó una resolución sobre el nuevo plan de acción para la economía circular en la que se exigían medidas adicionales para lograr una economía neutra en carbono, sostenible desde el punto de vista medioambiental, libre de tóxicos y totalmente circular para 2050, incluidas normas de reciclado más estrictas y objetivos vinculantes para el uso y el consumo de materiales para 2030.

Pero ¿qué significa exactamente la economía circular? ¿Y cuáles serían los beneficios de su aplicación?

La economía circular es un modelo de producción y consumo, que implica compartir, arrendar, reutilizar, reparar, reacondicionar y reciclar los materiales y productos existentes el mayor tiempo posible. De esta manera, se extiende el ciclo de vida de los productos. En la práctica, implica reducir los residuos al mínimo. Con la economía circular, cuando un producto llega al final de su vida útil, sus materiales se mantienen dentro de la economía siempre que sea posible. Estos pueden ser utilizados productivamente una y otra vez, creando así más valor.

Esta nueva visión es una desviación del modelo económico lineal tradicional, que se basa en el patrón de adquirir-utilizar-consumir-tirar. Es un modelo que se basa en la disponibilidad y el uso de grandes cantidades de materiales y energía baratos y de fácil acceso. También forma parte de este modelo la obsolescencia programada, cuando un producto ha sido diseñado para tener una vida útil limitada para así animar a los consumidores a comprarlo de nuevo. El Parlamento Europeo ha pedido medidas para hacer frente a esta práctica.

 ¿Por qué tenemos que cambiar a una economía circular? 

La población mundial está creciendo y con ella la demanda de materias primas. Sin embargo, el suministro de materias primas clave es limitado. Al haber suministros finitos, también algunos países de la Unión Europea dependen de otros países para sus materias primas, pero, además, la extracción y utilización de estas materias primas tiene un gran impacto en el medio ambiente, ya que aumenta el consumo de energía y las emisiones de CO2. Un uso más inteligente de las materias primas puede reducir las emisiones de CO2. 

¿Cuáles son los beneficios?

Medidas como reducir el volumen de residuos, el ecodiseño y la reutilización podrían ahorrar dinero a las empresas de la Unión Europea y, al mismo tiempo, reducir las emisiones anuales totales de gases de efecto invernadero. Actualmente, la producción de materiales que utilizamos diariamente supone el 45% de las emisiones de CO2. 

Avanzar hacia una economía más circular podría aportar beneficios como la reducción de la presión sobre el medio ambiente, una mayor seguridad en el suministro de materias primas, el aumento de la competitividad, estimular la innovación e impulsar el crecimiento económico (podría aumentar un 0,5 por ciento adicional el producto interior bruto) y la creación de empleo (700.000 puestos de trabajo solo en la Unión Europea para 2030). 

Los consumidores también se beneficiarían con la aplicación de la economía circular, ya que los productos adquiridos serían más duraderos e innovadores, aumentarían su calidad de vida y les ahorraría dinero a largo plazo

Comentarios

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.